La práctica de la terapia sistémica

Distribuidores y puntos de venta del libro internacionales:

La práctica de la terapia sistémica.

Bilbao: Desclée De Brouwer (2018)

En “La práctica de la Terapia sistémica”, Alicia Moreno ha convocado a un grupo de profesionales experimentados a mostrar que la clínica sistémica en sentido amplio excede a la psicoterapia familiar, individual y de pareja para incluir también el trabajo en marcos escolares, organizacionales, judiciales, sanitarios, médicos, y de inmigración, hoy tan urgidos de atención. Sin dejar tampoco de lado dos aspectos que han acompañado siempre a las prácticas sistémicas: el trabajo en servicios sociales con frecuencia involucrados con familias que enfrentan múltiples desafíos sociales y problemas de violencia, pobreza y disonancia étnica, así como el todavía desafiante campo de las psicosis.

Marcelo Pakman, autor del prólogo.

Índice, prólogo e introducción

Algunos puntos de venta

“El libro aborda algunos de los problemas o situaciones especialmente complejos en los que es imprescindible el enfoque sistémico, tales como la inmigración, los procesos de separación o divorcio, las enfermedades graves, la muerte de un miembro de la familia, o las psicosis. Como estas intervenciones se realizan en distintos contextos (clínicos, educativos, sociales, comunitarios, organizaciones, etc.) es necesario también entender qué retos plantea cada uno de ellos para los profesionales, cómo definir su rol y diseñar sus intervenciones. El contexto escolar, la atención a familias multiestresadas en servicios sociales y la consultoría organizacional se incluyen en este libro precisamente porque son algunos de los que más han incorporado conceptos y herramientas sistémicos.” Fragmento de la Introducción, de Alicia Moreno (p. 15-16).

La práctica de la terapia sistémica, visto desde dentro.

Un libro colectivo como éste es resultado de un largo trabajo de colaboración. En este caso, en los 13 capítulos más el prólogo hemos participado un total de 18 personas. Invité a los/as participantes a escribir un breve comentario sobre la motivación o intención con que escribieron sus respectivos capítulos y sobre la impresión que tuvieron al ver el resultado final del libro. Éstas son sus respuestas:

CRISTINA POLO.
Autora del capítulo 1.
Ética y terapia familiar sistémica.

Al escribir el texto de tu capítulo, ¿hay algo que para ti sea especialmente importante, que deseas que sea útil o relevante para las personas que lo lean?

Aunque teóricamente sabemos que debemos introducir siempre un planteamiento ético en nuestra práctica, es frecuente que en nuestras actuaciones no lo tengamos en cuenta.

Afortunadamente la perspectiva de los Derechos Humanos se está incorporando en la práctica en Salud Mental y cada vez hay más espacio para que usuarios/as de los sistemas sanitarios puedan ejercer su opinión y su crítica sobre la atención recibida. La OMS y la Convención de Derechos Humanos están aportando documentos que nos orientan sobre el riesgo de que nuestras intervenciones no cuiden la voluntad de las personas que consultan. No respetar la autonomía, enjuiciar estilos de vida y funcionamiento que se apartan de nuestros valores, realizar intervenciones sin tener en cuenta la opinión de familias y usuarios/as, etc., son algunos de los errores que cometemos en muchas ocasiones.

Escribir el capítulo me ha permitido la oportunidad de detenerme y reflexionar sobre estas cuestiones y me ha mostrado una vez más la complejidad de nuestro trabajo y la necesidad de que revisemos la dimensión ética de nuestras prácticas. 

Al ver finalmente tu capítulo dentro del libro completo, ya publicado, ¿hay algo que destacas como aportación del libro en conjunto?

Me parece muy buena síntesis la reflexión que desde el prólogo hace Marcelo Pakman sobre el libro: no se trata de un manual acerca de lo que hay que hacer sino que aporta reflexiones, sugerencias y propuestas acerca del modo de trabajar desde el punto de vista sistémico con diferentes enfoques. Me parece de especial utilidad la inclusión del enfoque sistémico en contextos no clínicos y me ha ayudado a plantearme, una vez más, la necesidad de ampliar en la intervención el foco a la red (profesional, afectiva, social…).

VANESA LÓPEZ AGRELO.
Autora del capítulo 2.
Cuestiones legales e intervención psicológica en procesos de separación familiar y desprotección de menores.

Al escribir el texto de tu capítulo, ¿hay algo que para ti sea especialmente importante, que deseas que sea útil o relevante para las personas que lo lean?

Destaco fundamentalmente que nuestra profesión se caracteriza por la diversidad (y complejidad) propia del ser humano y su sistema, entendiendo que como psicólogos/as no podemos abarcar absolutamente todas las demandas posibles; de ahí la importancia de tener una red profesional para las derivaciones, en función de cada caso, así como la importancia de la especialización, más allá de la formación per se. Por ello, en los casos de separación o divorcio, ante todo, he pretendido transmitir la diferencia que existe en nuestro rol como psicólogos/as, ya que se nos puede requerir como clínicos o como peritos. Es vital establecer como profesionales las máximas garantías éticas y deontológicas cuando los protagonistas son los/as hijos/as (menores), ya que en la mayoría de los casos inevitablemente entramos en una “guerra” en la que los bandos están muy diferenciados y posicionados, pudiendo salir heridos del campo de batalla si no contamos con las armas necesarias (metafóricamente hablando). A su vez, considero fundamental difundir posibles recursos y medidas a adoptar cuando se detecta en nuestra práctica a menores en situación de riesgo o directamente ya desprotegidos.

Al ver finalmente tu capítulo dentro del libro completo, ya publicado, ¿hay algo que destacas como aportación del libro en conjunto?

Este libro era necesario, ya que por un lado complementa al Manual de terapia sistémica (que no completa, porque tiene entidad propia) y por otro, desafía el refrán “segundas partes nunca fueron buenas”. Personalmente destaco la dedicación de cada uno de los autores en sus capítulos y la generosidad en compartir sus conocimientos derivados de su práctica, así como la entrega y paciencia de su editora en la dirección y coordinación. Profesionalmente valoro los contenidos reunidos en cada línea, enriquecedores tanto para los futuros psicólogos que se encuentran en formación como para quienes ya estamos “en activo”, ofreciendo distintos encuadres, problemáticas y contextos de la intervención sistémica a un nivel práctico, con la esperanza de que el refrán “no hay dos sin tres” sea cierto.

ANA MARÍA MAGAZ MUÑOZ.
Autora del capítulo 3.
Terapia familiar sistémica con niños y niñas.

Al escribir el texto de tu capítulo, ¿hay algo que para ti sea especialmente importante, que deseas que sea útil o relevante para las personas que lo lean?

Cuando escribí el capítulo “Terapia Familiar Sistémica con Niños y Niñas” perseguía un doble objetivo. En primer lugar, subrayar la importancia de incluir a los hijos/as en la terapia familiar, algo que aparentemente es un contrasentido ya que los menores forman parte del sistema familiar, lo que supone que de facto deberían estar incluidos. Sin embargo, la evidencia nos dice que la participación de niños y niñas en las terapias familiares es bastante marginal. Incluir activamente a los menores en el proceso de terapia familiar sistémica no es sólo una cuestión ética o de derechos, sino de eficacia de las intervenciones, ya que existe evidencia empírica que confirma que su participación se asocia al éxito terapéutico.

En segundo lugar, señalar que la participación activa de niñas y niños en las sesiones de terapia familiar implica la necesidad de incluir, dentro de los programas formativos de terapia familiar sistémica, el entrenamiento en una serie de destrezas de intervención y habilidades terapéuticas diferentes a las que se desarrollan para el trabajo solo con adultos o con menores. Los/as terapeutas deben desarrollar la capacidad para sentirse cómodos/as en estas sesiones conjuntas y ser capaces de establecer un vínculo tanto con los niños/as como con sus padres.

Al ver finalmente tu capítulo dentro del libro completo, ya publicado, ¿hay algo que destacas como aportación del libro en conjunto?

Este libro ofrece una revisión actualizada y una exposición sistemática de la intervención en terapia familiar en diferentes contextos y ante diferentes problemáticas. El tono, los conocimientos y la experiencia puestos en juego, así como la ilustración del contenido teórico con viñetas clínicas, hacen este libro atractivo para diferentes profesionales de la salud. Agradezco a la editora del libro, Alicia Moreno, que haya incluido en esta compilación un capítulo dedicado a la los niños y niñas en terapia como un elemento más del sistema, crucial para entender la totalidad y la forma en la que se estructuran las relaciones familiares.

ANNETTE KREUZ.
Autora del capítulo 5.
Terapia sistémica con parejas.

Al escribir el texto de tu capítulo, ¿hay algo que para ti sea especialmente importante, que deseas que sea útil o relevante para las personas que lo lean? Al ver finalmente tu capítulo dentro del libro completo, ya publicado, ¿qué destacas como aportación del libro en conjunto?

La práctica sin teoría no tiene sentido, y la teoría sin práctica es inútil. A mi entender, es el equilibrio entre teoría y práctica que permite a los buenos profesionales intervenir de forma eficaz y responsable. Los dos libros, el Manual de Terapia Sistémica y la Práctica de la Terapia Sistémica forman una pareja de teoría y práctica bien avenida. Poder escribir sobre lo que hago en mi práctica diaria con las parejas en consulta fue una tarea fácil y difícil, ya que narrarlo no es lo mismo que enseñarlo en vivo o directo. Sin embargo creo que gracias a la ayuda experta de Alicia como editora, el capítulo resultante es un buen resumen de lo que sobre todo el enfoque psicobiológico integrado en mi modelo de “La pareja como confirmadora de la Identidad Bio-Psico-Social” puede aportar.

CARLOS PITILLAS SALVÁ.
Autor del capítulo 8.
Familia y enfermedad: Intervención familiar en el cáncer infantil.

Al escribir el texto de tu capítulo, ¿hay algo que para ti sea especialmente importante, que deseas que sea útil o relevante para las personas que lo lean?

Con el capítulo del libro que escribí, quise compartir una visión de la psicología del niño con cáncer que trata de escapar a las concepciones simples que están muy presentes en la cultura popular acerca de las enfermedades oncológicas, y especialmente en nuestra visión sobre los procesos de adaptación infantil en el contexto hospitalario. Esto supone una reconsideración de algunos presupuestos, así como el reconocimiento de las complejidades involucradas en este campo. A diferencia de lo que se piensa a menudo, en el niño con cáncer no sólo hay sufrimiento y miedo a la muerte, sino también recursos y una orientación al crecimiento con la que debemos trabajar. Aunque el niño con cáncer es el paciente médicamente diagnosticado, el cáncer infantil no es un problema individual, sino un proceso familiar todos los casos, donde se ponen en juego repartos de roles, dinámicas de (in)comunicación, tareas psicológicas distintas que deben superar los miembros de la familia de forma simultánea, y que exigen la integración de la experiencia de todos en una respuesta familiar congruente. Aunque profesionales y familias a veces aspiramos a una “respuesta estrella” que favorezca la adaptación, no existe un afrontamiento único con el que las familias se adapten saludablemente al cáncer, sino respuestas distintas que ayudan en momentos diferentes del proceso de enfermedad. El capítulo recoge éstas y otras complejidades que pretender ser útiles para desarrollar una visión realista y útil de este fenómeno.

Al ver finalmente tu capítulo dentro del libro completo, ya publicado, ¿hay algo que destacas como aportación del libro en conjunto?

Creo que este libro recoge una diversidad muy valiosa de aportaciones al trabajo con familias de distintas clases, en contextos diversos, y en condiciones que se salen de lo que estamos acostumbrados a tratar dentro del consultorio privado. Allí donde hay familias (colegios, servicios sociales, colectivos de inmigrantes, hospitales, etc.), corresponde pensar en una psicología familiar. Y no todos los contextos, los problemas, o las configuraciones familiares son iguales. Por ello, el recorrido que ofrece este libro tiene sentido: nos sirve para enriquecer nuestra visión sobre la fenomenología de la intervención familiar, para revisar algunas preconcepciones que dábamos por universales, y para admirarnos de la riqueza que caracteriza al campo en el que trabajamos.

Reseñas y comentarios sobre La práctica de la terapia sistémica:

La Práctica de la Terapia Sistémica recopila diversas áreas de aplicación de la Terapia Familiar Sistémica (TFS) que por lo general se encuentran dispersas en distintos libros o artículos. Como plantea Marcelo Pakman en el prólogo, en este libro se abordan diversas aplicaciones de la TFS considerando los aportes conceptuales, metodológicos y técnicos de sus distintos modelos, desde los iniciales hasta los postmodernos. (…) Se hace novedoso que más allá del contexto clínico de salud mental se incorporen áreas de trabajo como la de los servicios sociales, el contexto educativo y organizacional. Es un libro útil no sólo para “clínicos”, sino que también para profesionales que trabajan en estas áreas. (…) Es un libro con el que vale la pena contar, ya sea para tener una idea general de cómo es la práctica de los distintos modelos de la TFS, como para profundizar en distintas áreas de aplicación y contar con una gran variedad herramientas de intervención, ejemplificadas en numerosas viñetas clínicas.”

Fragmento de la reseña publicada en la Revista de Psicoterapiajulio 2018. Vol. 29, nº 110, 287-294.

Danilo Moggia Narváez. Psicólogo. Máster en Psicoterapia Cognitivo Social. Investigador en la Universidad de Barcelona. Psicoterapeuta. Miembro de Taos Institute.

“Este nuevo libro es el colofón de un generoso proyecto que tiene como finalidad acercar la terapia sistémica a los profesionales que intervienen en distintos ámbitos de la salud, la educación y los servicios sociales. (…) Como no podría ser de otra manera en un modelo que apuesta por el cambio y la evolución, se señalan aquí los aspectos evolutivos del individuo, de la familia y de los grupos, ofreciendo una descripción detallada de las características particulares que adquieren los problemas en cada etapa del ciclo vital y los diferentes modos de intervención en cada una de ellas, desde la constitución de la pareja, la infancia, la adolescencia y la edad adulta. (…) Las posibilidades de intervención sistémica en muy diversos ámbitos clínicos, educativos, sociales e institucionales ocupan un lugar importante en este texto como muestra del interés que tiene su aplicación en aquellos aspectos de la vida sensibles a los rápidos cambios culturales y sociales que exigen discursos alternativos y procesos adaptativos complejos. (…) El libro da una respuesta solvente a la necesidad de conocer de primera mano y de modo eminentemente práctico los trabajos que se realizan actualmente en el amplio panorama de la intervención sistémica.”

Fragmento de la reseña publicada en Clínica e investigación Relacionaljunio 2018, Vol. 12 (2).

Blanca Armijo Núñez. Psicóloga. Terapeuta familiar en PSICOACT. Psicoterapeuta acreditada por FEAP y EFPA. Docente en el Centro de Estudios Sistémicos. Vocal de la Junta directiva de AESFASHU. Miembro de la Junta directiva de la Sección de Familia de FEAP.

“A pesar de la dificultad de dar un sentido de unidad a una obra colectiva como ésta, considero que La práctica de la terapia sistémica ha conseguido esa coherencia y complementariedad entre los distintos temas, capítulos y autores/as, incluyendo siempre una descripción de las bases conceptuales, descripción de distintas estrategias de intervención y numerosos ejemplos prácticos. (…) La lectura se hace amena y cada capítulo es una invitación a entrar a conocer una variedad de áreas de aplicación del enfoque sistémico en contextos clínicos, psicosociales, educativos y organizacionales, y a seguir ampliando ese mapa de los territorios sistémicos a través de lecturas recomendadas. Este libro ha sido un digno sucesor del Manual de terapia sistémica, un “hermano menor” que espero que acompañe a muchos profesionales para que incorporen o sigan ampliando sus mapas y herramientas sistémicos en los procesos de cambio de los sistemas humanos.”

Fragmento de la reseña publicada en la Acción Psicológica2018, 15 (1).

Carmen Yuguero. Psicóloga General Sanitaria. Terapeuta familiar y de pareja. Trabajadora Social. Experta en neuropsicología, TDAH, terapia humanista, focusing y psicodrama.